viernes, 7 de marzo de 2014

Hoy he vivido ese día...

 
 gracias por toda esa gente que existe
por esa gente que sabe que existe
que cada día da gracias por saber que existe
que cada día piensa “hoy he existido”
que a pesar del dolor o cuando el dolor no es
se acuerda de que existir sigue siendo una responsabilidad
en cada uno de nosotros
una especie de milagro
una casualidad que hay que saber aprovechar

y cuando detrás de la noche
alguien se da cuenta de su otro yo temeroso
aparcado en la meseta del miedo
a punto de romper los silencios que se impone
de convertirse en la espera hecha carne
cuando alguien se para en mitad de un paso de cebra
y reflexiona sobre el semáforo
o la pena del vecino
o la caducidad de las horas
cuando alguien decide asumir que tiene piernas
que tiene lágrimas
y que puede observar el mundo
con la perspectiva de los pájaros
y que puede hacer esto o hacer lo otro
que tiene consciencia
que sabe que
es
.

gracias por esa gente que piensa que toda existencia
se merece no dejar para mañana
que no permite permanecer las discusiones
que se atreve a pensar en la medianoche más allá de si es luna nueva
que observa a los demás en el metro o al borde del precipicio
y siempre los ve como personas que existen
que tienen un mañana
que tratan de superar un fracaso
que piensan en pequeños sueños
o tienen hijos o quieren ser magos
o prefieren una ciudad a otra
o el azul turquesa

gracias por esa gente
también
que agradece que haya otros
que se sabe en otros
porque se odia o se ama en otros

y  gracias por esa gente que piensa

.hoy he vivido este día.
 
 Violeta, 2013
 
 
Gracias Violeta por esta poesía, gracias a esos niños/as que captan la inquietud del adulto y llenan un cuadro de firmas, joyas calmantes.
Hoy he vivido ese día, mezcla de ángulos con capitales europeas, aliñado con mucha ternura y empatía. Os lo agradezco.
 
Carmen.
 
 
 

3 comentarios:

  1. Salomé Ayuso Herranz11 de marzo de 2014, 21:06

    ¡Que bonita es esta poesía!. Aunque un poco rara, causa una sensación muy emocionate que no puedo ni explicar. Hablando de los sentimientos de cada uno,de sus pensamientos que ha podido explicar tan bien esta gran poeta, llamada Violeta.

    ResponderEliminar
  2. Hay mucho fondo en una estructura atípica. No tiene una rima especial, las estrofas libres, un punto es todo un verso
    .

    Todo ello nos deja ese sentimiento inexplicable ,un poco triste, aunque lleno de agradecimiento.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta cuando hablas porque estás como presente, diría alguien parafraseando a la contra a Pablo Neruda. Precisamente a Neruda, con sus memorias «Confieso que he vivido», me evoca el «hoy he vivido ese día». Violeta da las gracias a esa gente que piensa, y sabe, que ha vivido. Días repletos de sensaciones y de experiencias, por las que a menudo transitamos como zombies, muertos en vida, inconscientes, ausentes, perdiendo fragmentos de vida. Escribió Jack London, y cito de memoria (por lo que puede haber alguna inexactitud), «esto permanecerá ante todo: han vivido y han apostado, lo mismo sacarán del juego, aunque se pierda el oro de los dados». Se refiere a otra cosa: a pasar por la vida arriesgando. Pero en todo caso, a ser consciente de que se vive. London no es en su vida personal un buen ejemplo, pero su literatura lo es, más allá de su carácter de cuentos de aventuras. Mi agradecimiento, también, por simpatía (en su acepción etimológica, sym-pathos) de colega, a los autores de esas joyas calmantes.

    ResponderEliminar