lunes, 24 de marzo de 2014

Un día de esgrima



El  jueves 13 de marzo fuimos a hacer esgrima al Club de Barajas. Fuimos en autobús y, nada más llegar al polideportivo, nos situamos en una  pequeña zona de éste.
El profesor de esgrima se llamaba Emilio. Al principio nos  explicó la historia de la esgrima, dónde y cuando apareció, qué es la esgrima y tres tipos de armas: la espada, el sable y el florete.

Más tarde, con espadas de goma-espuma, empezamos a pelear entre nosotros, y Emilio nos enseñó algunos pasos de la esgrima. También hicimos juegos para ver lo que habíamos aprendido. Después vino la parte más divertida, nos dio las protecciones: casco, guante, chaquetilla... y subimos al aula de esgrima. Allí fue cuando hicimos esgrima de verdad, es decir, hacíamos  duelos contra otros compañeros, y se encendía una lucecita cuando dabas con la espada en el cuerpo a tu contrincante. Hacíamos dos o tres duelos cada uno.
Después fuimos al autobús y nos dirigimos de vuelta al cole, fue muy divertido.

A mí me encantó, porque nunca había hecho esgrima y por una vez pude probar. Si pudiera volver a ir, sin dudarlo repetiría.

Marina Fernández. 6º A



Por su parte, Pablo Sanz nos hace una descripción de la actividad similar, pero acaba relatándonos lo que este deporte nos enseña también para la vida: «que si pierdes ganas y, si ganas, ganas. Esto quiere decir que, si pierdes, aprendes de los errores y, si ganas, es mejor; pero la vida siempre hay que verla por el lado positivo».



viernes, 7 de marzo de 2014

Hoy he vivido ese día...

 
 gracias por toda esa gente que existe
por esa gente que sabe que existe
que cada día da gracias por saber que existe
que cada día piensa “hoy he existido”
que a pesar del dolor o cuando el dolor no es
se acuerda de que existir sigue siendo una responsabilidad
en cada uno de nosotros
una especie de milagro
una casualidad que hay que saber aprovechar

y cuando detrás de la noche
alguien se da cuenta de su otro yo temeroso
aparcado en la meseta del miedo
a punto de romper los silencios que se impone
de convertirse en la espera hecha carne
cuando alguien se para en mitad de un paso de cebra
y reflexiona sobre el semáforo
o la pena del vecino
o la caducidad de las horas
cuando alguien decide asumir que tiene piernas
que tiene lágrimas
y que puede observar el mundo
con la perspectiva de los pájaros
y que puede hacer esto o hacer lo otro
que tiene consciencia
que sabe que
es
.

gracias por esa gente que piensa que toda existencia
se merece no dejar para mañana
que no permite permanecer las discusiones
que se atreve a pensar en la medianoche más allá de si es luna nueva
que observa a los demás en el metro o al borde del precipicio
y siempre los ve como personas que existen
que tienen un mañana
que tratan de superar un fracaso
que piensan en pequeños sueños
o tienen hijos o quieren ser magos
o prefieren una ciudad a otra
o el azul turquesa

gracias por esa gente
también
que agradece que haya otros
que se sabe en otros
porque se odia o se ama en otros

y  gracias por esa gente que piensa

.hoy he vivido este día.
 
 Violeta, 2013
 
 
Gracias Violeta por esta poesía, gracias a esos niños/as que captan la inquietud del adulto y llenan un cuadro de firmas, joyas calmantes.
Hoy he vivido ese día, mezcla de ángulos con capitales europeas, aliñado con mucha ternura y empatía. Os lo agradezco.
 
Carmen.